¿Quién lo desencapotará?

Los faros de los coches iluminan
los rebotes de las gotas.
El suelo,
cubierto de flácidas
hojas,
es golpeado por castañazos.
Un arrollador autobús,
lleno de somnolientos
pasajeros,
inunda en su inesperada ola
las aceras.
Comienza a clarear
(más tarde cada día)
mientras
los niños chapotean
con sus botas y
menean sus paraguas.
Sus padres los frenan en vano
en su alborotado camino
a la escuela.
Se dibujan duplicados
los difusos contornos
de paraguas y siluetas.
De las iglesias salen
despedidos
arroyos desde las bajantes
estrepitosas.
Se inundan los imbornales,
saltan pompas púrpuras...
Los infantes
se sueltan de las manos paternas
corriendo y gritando
trabalenguas.
El cielo está encapotado, ¿quién lo desencapotará?

Sintra bajo la noche

Bajaba trabajosamente de la cúspide del castillo moro cuando el sol se escondía en el océano Atlántico. Se había quedado sola contemplando la inmensidad desde la Torre Real. Lisboa no era visible, pero entre los altos árboles de Sintra se le aparecían pequeños palacios, castillos en miniatura, joyas arquitectónicas dispuestas en apariencia aleatoriamente, como caídas del cielo o traídas por el mar. Éste estaba mucho más lejos de lo que parecía, pero se intuía entre brumas saladas perfilado en el horizonte. Buscaba, mapa en mano, los extraños conos del Palacio Nacional que sobresalían del pueblo, el chalé Biester, la finca de la Regaleira… Pasó largo rato oteando, tratando de encontrar cuanto salía en la imagen de su plano, pero unas nieblas cubrían las vistas más lejanas. También se podía contemplar el Palacio da Pena (en español de la Peña, pues no se construyó con pena ninguna), con sus coloridas y fantásticas torres coronando el bosque.
            A medida que descendía por entre los pétreos escalones, la oscuridad se adueñaba rápidamente de su alrededor. Al principio bajaba tranquila, observando la puesta de sol a su izquierda, enmarcada por las almenas; mas cuando no quedó rastro del sol buscó en vano otros turistas. Entonces, a pesar de estar sobre el espeso bosque a pleno cielo abierto, le entró la claustrofobia, y empezó a trotar de escalón a escalón, impaciente, esperando encontrar abajo algún alma; y en efecto le pareció encontrarla, pero eso sucedió más adelante. Antes, mientras se lamentaba de su estupidez por no haber bajado antes, a punto estuvo de resbalar con las arenillas de la atalaya y tuvo que sujetarse a las almenas para no caer escaleras abajo. Cuanto más cerca estaba del centro del largo castillo, mayor era su nerviosismo. Temblaba, tenía frío y la noche volaba imparable hacia el océano.
            Cuando al fin llegó abajo, a la Plaza de Armas, le esperaba un largo camino frenético hasta encontrar una salida. Se hallaba perdida corriendo entre muralla y muralla, buscando desesperadamente la puerta, así que decidió parar y relajarse. Se sentó en una piedra que le dejó las posaderas heladas y pensó que sería mejor permanecer de pie. Puso los brazos en jarra, cerró los ojos y respiró profundamente. La fragancia de las flores provenientes de los jardines del rey portugués la serenó un poco, junto al canto sosegado de los grillos, y cuando se hubo calmado echó mano a su mapa del lugar. Se encontraba entre frondosos y enormes robles y castaños oscuros, rocas, lirios y grandes hortensias, cuyos vivos colores estaban teñidos de gris negrura. Buscaba en vano en el mapa, pues nunca tuvo buena orientación y no tenía referencia alguna de dónde estaba, cuando el grito de un cárabo le heló la sangre. Si hubiera visto al animal, atento con los ojos muy abiertos posado en una rama cercana, hubiera sentido una gran ternura y admiración; pero sólo le llegaba su estridente voz, que la inquietó de nuevo. Tiró el mapa al suelo y se echó las manos a la cara, maldiciendo en voz baja. Había callado la lechuza cuando su son llegó desde más cerca, y entonces gritó ella también. Tras su alarido, toda la vegetación en torno a ella pareció revolverse inquieta, y los árboles murmuraron entre sí con sus grandes ramas. Tenía los nervios a flor de piel. Empezó a dar patadas a la tierra y a las omnipresentes piedras bhasta hacerse daño y se tiró al suelo.
Tenía la cabeza metida entre las rodillas hasta que se calmó y miró hacia arriba. En lo alto de una atalaya creyó ver la tétrica figura de don Fernando II, el rey chiflado que construyó el Palacio de la Pena y del que había leído en la guía que gustaba sentarse a pintar en el borde del acantilado. Gritó aún más fuerte que antes y se refugió de nuevo entre sus piernas, apretándolas fuertemente con los brazos. Al cabo de un rato, temerosa, alzó la vista al lugar donde antes estaba el fantasma, que debía haber decidido darse un paseo pues ya no estaba allí. Por fin tomó una decisión: seguiría buscando hasta encontrar la salida. Ésta estaba, claro, bien protegida y separada del resto del castillo para mejorar su defensa.
            Las mismas tinieblas que le taparon antes la vista de cabos e islas lo llenaban todo, y ella pasaba una y otra vez por los mismos lugares por los que se paró curiosa de día, pero que ahora era incapaz de reconocer. Caminos serpenteantes, grupos rocosos, subidas y bajadas, almenas perfiladas en la noche…
            La tercera vez que pasó junto a las caballerizas, donde se encontraban los aseos, la tienda, la cafetería y las taquillas, siempre sin reparar en ellos, una música extraña la detuvo en el sitio. Aguzó el oído, pero ya no escuchó nada. Iba a retomar su incierta búsqueda cuando la música volvió a sonar, esta vez más clara. Era una música extraña, que llegaba en ecos lejanos y sugerentes. La turista quedó como hipnotizada por los acordes que la llevaban hacia unas escaleras. Ascendió por ellas hasta quedar frente a una puerta de madera, de la que no parecía salir la música, sino de más arriba. Ésta, que llegaba ya más nítidamente, era una especie de danza oriental antigua que, cuanto más escuchaba, más la embelesaba.
No se podría decir que decidiera abrir la puerta, simplemente lo hizo, y al hacerlo se encendieron apenas unas lámparas que no alcanzaban a iluminar toda la estancia. Era ésta un espacio oblongo cubierto con bóveda pétrea de cañón, con dos lucernarios en su centro. De la puerta nacían unos escalones, que no dudó en bajar. La tenue luz sólo mostraba una pasarela que salía hacia el centro, pero que no llegaba a ninguna parte. Imbuida como estaba por la danza, que sonaba ahora mucho más misteriosa y atrayente que nunca dentro de su cabeza, avanzó firmemente hacia lo desconocido, por esa pasarela cuyos soportes no se veían, que no tenía nada a su alrededor y que se situaba bajo los lucernarios, de los que por supuesto no entraba ni el más mínimo fulgor. Anduvo paso a paso, con calma y parsimonia, mirando siempre hacia adelante, hacia esa barandilla que iba y venía por ambos lados; mirando la sórdida pared frente a ella, si es que había pared tras la densa oscuridad. El final del pasadizo, que alcanzó tras interminable camino que para ella transcurrió como los caminos de un sueño, lo alcanzó al fin y paró ante el frío vidrio de la baranda. Allí miró hacia uno y otro lados, ambos igual de tenebrosos, y se volvió para ver los listones de madera que había pisado que llevaban hasta las escaleras por las que no recordaba haber bajado. Luego miró al techo, distinguiendo con dificultad las aberturas cónicas, y por último echó la vista hacia abajo. Lo que allí había eran argénteos reflejos en continuo movimiento, monedas lanzadas al agua cristalina que allí se guardaba. Seguir con los ojos estos oníricos movimientos, similares al rielar de la luna en el mar, la llenó de paz, hasta que descubrió un oscuro agujero. Fue entonces cuando la voz habló. Habló como salida de ese negro círculo, desde una profundidad que no se intuía. La voz masculina sonaba lejana, pero amplificada por los ecos de la bóveda.
Oía estas implorantes palabras en árabe cuando sintió algo en la espalda; algo frío, como una mano que se posaba en su hombro. Entonces despertó como de un profundo sueño, dio un brinco y salió corriendo a paso tan rápido como latidos daba su corazón. Jamás había sentido tanto pánico. Se creyó atrapada en ese subterráneo lugar, frío, sombrío, atraída como un insecto en las fauces de una flor carnívora. Siguió corriendo sin mirar por dónde iba hasta chocar con la puerta que con tanta ansiedad había buscado. Estaba cerrada, y no había rastro alguno de vigilantes ni personas. Echó un vistazo a su alrededor y se fijó en la luna de la cafetería. Luego se volvió hacia unas rocas y tuvo una idea.

Media hora tardaron en llegar al apartado castillo desde el pueblo a los pies del bosque los jefes de vigilancia. Media hora chillando irritante la alarma de seguridad. Media hora en que a punto estuvo nuestra protagonista de enloquecer. El mismo tiempo que tardaron en sacarla de allí y bajarla a Sintra. Al principio hablaron poco; mirando por los vidrios del coche, unos se avergonzaban de haber dejado encerrada a una visitante y la otra de haberse dejado encerrar. Pero con el tiempo se animó la conversación y salió el tema del rey moro.
-          ¿Han dicho rey moro?

-          Sí, ¿no le hablaron de él en la visita? Es un viejo conocido… Parece que vivió en el siglo XII. Murió violentamente en una revuelta. Sus hombres se amotinaron contra él y lo lanzaron al fondo de la Cisterna, el aljibe cuyas aguas nunca se secan. Allí debe seguir el buen hombre, pues dicen que de vez en cuando su alma en pena se lamenta amargamente, pidiendo sacra sepultura… - la mujer cayó desmayada - ¿Oiga? ¿Me oye?




Oda al 5: tragicomedia en 10 estrofas

Perfecto,
maravilloso,
deseado
Cinco.
¡Quién te tuviera! ¡Quién

te alcanzara!
Tú, tan menospreciado,
tan desdeñado antaño,
te alzas ahora rey
entre todas las notas,

divides a la humanidad entre justos
y pecadores,
lanzas a unos al profundo
averno,
premias a otros con el eterno

aprobado;
Tú, codiciado, divino,
enorme Cinco,
¿Cuántos no te habremos
soñado

entre apuntes y pesadillas?
Tú, tan largas horas de estudio
ansiado, venerado, implorado,
¿Seré merecedor de tu excelsa
gracia?

¿No eres acaso parte
de la Divina Proporción de que habla
la Biblia?
¿No es tu armonía
la que ilumina las altas

catedrales?
Se hacen bromas con tus
rimas; mas no te conocen. Yo,
cuantos más escalones ascendía,
más a ti me acercaba,

descendiendo,
siempre la mente en el sobresaliente,
(¿Quién quiere nueves o dieces
pudiendo siquiera alcanzarte?)
hasta el jamás pensado momento en que

he caído por debajo
de ti.
¿Podré alcanzarte?
¿Llegaré a tus ilustres suelas
para besar tus zapatos?
...

"Dejad los móviles en la mesa del profesor y quitad todo de la mesa, menos lo que vayáis a usar ahora. Empieza el examen."